MKX (J. Keilwerth) y Mantra (T. Wanne)

 

Dos saxos tenores de altos vuelos, de fabricación actual y con un historial muy diferente de sus progenitores:

Julius Keilwerth MKX y Theo Wanne Mantra.

Keilwerth es un fabricante alemán que se remonta a los años 20 del siglo pasado, con modelos como el New King/ToneKing. Con la llegada del SX90R a finales de los 80’s Julius se impone en el mercado de forma demoledora, un sonido poderoso con una mecánica casi perfecta, de recorrido suave y preciso.

Theo Wanne es un gurú de boquillas para saxofones, sus productos son fantásticos y muy vendidos actualmente por todo el mundo. Gran conocedor de todas las boquillas vintage y sus características, siempre está tratando de aplicar las nuevas tecnologías y herramientas que la ciencia nos va dejando a la hora de diseñar y producir sus nuevos productos. Hace ya dos años que su inquietud a producir un saxofón con las mejoras que rondaban por su cabeza se hicieron realidad en el “Mantra”.

Si algo tienen en común estos dos instrumentos es que no se pueden  probar con prisas,  necesitan de un periodo de adaptación en la doma entre jinete y potro. Si algo tienen de diferente es que su primera impresión es totalmente opuesta, introspectivo y tímido uno, extrovertido y osado el otro, Yin&Yan. Cuando llega el control sobre este par de pura sangres están en sitios muy cercanos.

El MKX de Keilwerth deja de incorporar rolled tones como acabado a sus chimeneas, una de las principales caraterísticas entre sus antecesores produciendo aparentemente una pérdida de volumen, agilidad y proyección en primera instancia. El flujo de aire parece entrar por un caudal muy limitado que poco espacio deja a modificar timbres y colores. Una vez familiarizado con el instrumento, poco a poco esta sensación desaparece para descubrir un saxofón muy equilibrado en registro, y de un timbre especial, educado y cortés. La afinación es perfecta y no requiere ningún esfuerzo adicional. El aire fluye con naturalidad a través de una resistencia en la justa medida para llegar a necesitar del ejecutante un buen caudal de aire traducido en un volumen con corazón, de sonido centrado.Un caballo introspectivo, dócil, necesitado de un poco de rebeldía por parte del jinete.

El Mantra es un saxofón que tras la primera pitada te hace plantear que no debe ser soplado como un saxofón convencional, descontrol y parciales de armónicos que desorientan al instante. El túdel refleja la constante búsqueda de Theo Wanne a la vibración mas libre posible del metal, evitando cualquier punto de apoyo sobre este por parte de la llave de octava. Un canal que no tiene nunca sufiente caudal de aire para transportar, se descubre el verdadero significado del free blowing.

Un caballo salvaje, extrovertido, necesitado de contención por parte del jinete. Pisa sobre zapatillas de canguro con resonadores metálicos estriados, de MusicMedic, actuales socios de Theo en futuras creaciones de instrumentos y accesorios.

No por ello esconde su timbre, desde un principio te deja saborear tonos añejos, como si el latón hubiese sido templado a golpe de columna vertebral durante años. Una vez centrada cada una de sus notas y amplios intervalos entre ellas por un una media hora, descubrimos un saxofón que realmente hará historia, solo el tiempo lo podrá decir. Un instrumento bonito (también en apariencia), rabioso, con mucha viveza, listo, rápido, ágil, y siempre muy educado.

 

 

MKX y Mantra nunca son ojitos derecho de nadie en esa primera prueba, un mundo con muchas prisas para poder apreciar la verdadera personalidad de estos dos saxofones.

 

Miguel Fernández

 

 

Posteado el 15 julio, 2014 en Productos

Response (1)

  1. miguel
    24 octubre, 2014 at 6:59 pm · Responder

    gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to Top